From Sin categoría

“Toda crisis acarrea una tensión y abre la posibilidad a un cambio. La gestación es una crisis normativa del desarrollo pero no la única. Lejos de entrar en competiciones que siento contraproducentes, nos parece imprescindible entender y cuidar lo que supone este tiempo para las madres en el desarrollo psíquico particular de cada una” -Patricia Fernández Lorenzo.

Converso con Patricia Fernández Lorenzo, psicóloga clínica en los servicios de salud mental del Principado de Asturias, especializada en el tránsito psíquico perinatal, en coautoría con, Ibone Olza (psiquiatra/fundadora del Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal), publican Psicología del embarazo (diciembre, 2020) la cual cuenta además con la colaboración de Susana Carmona Cañabate.

En este párrafo del prólogo firmado por Patricia Fernández Lorenzo e Ibone Olza sitúan el anclaje de partida, recorridos y futuras posibilidades de desarrollo a partir de esta publicación: “Ofrecemos en este libro un recorrido por la psicología de la gestante, integrando desde las autoras clásicas a las más recientes investigaciones en neurociencia y programación fetal. Abordamos el incipiente psiquismo del bebé, los intentos de estudiarlo y las dificultades y replanteamientos que implica hacerlo. También mostramos los escasos trabajos que ahondan en el psiquismo del padre y su lugar en el embarazo. Si es poco lo que se ha escrito sobre el psiquismo paterno, menos aún se ha dicho sobre las nuevas identidades reproductivas que incluyen a las parejas lesbianas a las familias transexuales o a quienes donan material genético de manera anónima. Confiamos que esta obra sirva de inspiración y lleve a otras autoras a poner luz en las muchas realidades identitarias emergentes”

Maternidad-cuerpo, ¿estamos legitimadxs para plantear un feminismo bio-integrativo postidentitario no-esencialista no-racializado?

“La igualdad entre sexos es el ropaje con el que se disfraza hoy la inferioridad de la mujer” por Carla Lonzi en “Escupamos sobre Hegel” (1981).

Partimos de la consideración de una serie de actividades realizadas por el cuerpo-gestante –menstruación, embarazo, parto, apego inicial y lactancia- sumado a las actividades propias necesarias para la crianza como actividades que asume el cuerpo-sostenedor que a su vez puede se pueden solapar en el cuerpo-gestante o también pueden ser asumidas por varios cuerpos-sostenedores. Superando el anclaje patriarcal de la crianza biparental como organización social nuclear con la intención de desprendernos de la construcción cultural “madre”[1] y “padre”[2] .